.

.
.

viernes, 4 de julio de 2014

GANCHILLO

Crochet. A lo largo de todo el mundo el ganchillo se convirtió en una próspera industria casera. 

El ganchillo, croché (galicismo de crochet) o tejido de gancho, es una técnica para tejer labores con hilo o lana que utiliza una aguja corta y específica, «el ganchillo» o «aguja de croché» de metal, plástico o madera. 

Esta labor, similar al tricotado, consiste en pasar un anillo de hilo por encima de otro, aunque a diferencia de éste, se trabaja solamente con uno de los anillos cada vez.

Su proceso  comienza sujetando el hilo con una mano mientras la que sostiene el ganchillo hace un lazo pasando el hilo a través de un primer nudo corredizo, esto se repite hasta formar una cadeneta de la longitud deseada.


Este simple proceso sirve de base para diversos tipos, como el punto de cadeneta, punto bajo, punto falso, punto medio, punto alto, en círculo. 

Un nuevo material que se ha incorporado al croché es el trapillo.

Se especula que el ganchillo evolucionó a partir de las prácticas tradicionales árabes, sudamericanas o chinas pero no existen pruebas consistentes de esta labor hasta que se popularizó en Europa durante el siglo XVIII.

Las primeras referencias escritas se remontan a la obra shepherds's  knitting del libro The Memoirs of a Highland Lady de Elizabeth Grant en 1812.

Los primeros patrones publicados aparecieron en la revista alemana Pénelopé en 1824.

Otra de las pruebas de que el ganchillo era una técnica nueva durante el siglo XIX es la publicación de A Winter's Gift en 1847, con detalladas instrucciones para realizar los puntos, aunque es de suponer que los lectores entendían los pasos básicos de otras labores de aguja.

Precoces referencias a esta labor en Godey's Lady's Book (1846-47) aluden al Crotchet antes de que su grafía se estandarizara en 1848.


Algunos escritores especulan que esta técnica era de hecho utilizada por antiguas culturas; pero para tejer, en lugar del típico ganchillo, usaban el dedo índice flexionado, por lo cual no quedaron objetos que confirmen esta práctica.


Sin embargo, arguyen la simplicidad de la técnica para proclamar que "debió" existir en periodos antiguos.


Otros escritores apuntan que los tejidos, las urdimbres tricotadas y anudadas sobreviven desde edades muy tempranas, sin embargo no existen evidencias de muestras de tejidos hechos en ganchillos en ninguna colección etnológica o de procedencia  arqueológica previa a 1800.


Estos escritores señalan las agujas de bordado usadas en bordados sobre bastidor en Francia en el siglo XVIII para aseverar que la técnica de hacer lazos en un entramado fino con bastidor evolucionó hasta la del ganchillo sin bastidor.


La reina Victoria, quien de forma abierta compraba encajes de ganchillo artesanales de Irlanda e incluso aprendió ella misma a tejer.

Se considera que la inventora del crochet irlandés fue mademoiselle Riego de la Branchardière alrededor de 1842 quien publicó patrones e instrucciones para reproducir encaje de bolillos y filtiré con esta técnica, junto con muchas publicaciones para elaborar ropa tejida a ganchilllo en lana. 


Los patrones disponibles ya en la década de 1840 eran variados y complejos. 

Dependiendo  del material que se va a utilizar se escogerá el ganchillo  que se comercializan de diferentes medidas  y materiales.
Gracias a las inmensas posibilidades que nos ofrece el crochet, es posible realizar prendas únicas que nos permitan destacarnos entre las demás.

Fuente: wikipedia.org





 El crochet ha acaparado las sandalias, ballerinas, las alpargatas y hasta los tacones. 

Si estabas aburrida de los zapatos convencionales, este material es perfecto para darle un toque bohemio a tus pies. El estilo hippie chic es uno de los mejores looks para combinar estos zapatos.