.

.
.

miércoles, 2 de julio de 2014

LAYERING

CREATIVIDAD EN CAPAS uno de los outfits del momento, layering: el arte de usar prenda sobre prenda.

Layering es básicamente usar varias capas de ropa, ya sea para abrigarse o para crear un look más interesante y seguir viéndonos trendy,  esta técnica  de reglas o estilos  aplican para cualquier temporada.

Si alguien nos comenta que el «layering» ha pasado de moda, es muy posible que no sepamos a qué se está refiriendo. Con esa extraña palabra se designa a la moda de superponer capas y capas de ropa una encima de otra combinando tejidos.


La moda se va transformando, y en el pasado otra versión del layering era conocida como “homeless look” (look de vagabundo), El look homeless surgió cuando se puso de moda andar con ropa que parecía sucia; con el pelo grasiento, pantalones manchados, dirty jeans y un aspecto general cuidadosamente desaliñado.

Diversos fashionistas y cazadores de tendencia, recorren las calles y se inspiran en todo y también en quienes viven en la calle, quienes se caracterizan por siempre vestir muchas capas de ropa; quizá siempre tienen frío porque siempre tienen hambre, o quizá no tienen donde lavarla por lo que se van alternando las capas, o quizá simplemente no tienen donde dejarla.

Pero la moda parece ser sabia, y como todo arte, toma lo que observa, lo absorbe, lo procesa y genera algo totalmente diferente; el look homeless.

El look homeless se ha puesto muy de moda entre nuestras famosas. Este nuevo estilo consiste en llevar prendas o accesorios que son o demasiado grandes o muy pequeños, como muy desaliñado, es como si las personas que llevan este look quisieran parecerse a la gente que no tiene hogar…


La firma iltaliana Missoni abandera el look pobre y es que el estilo pordiosero de las celebrities engaña mucho porque entre las telas que pueden llevar llaman la atención la seda y el cachemire entre otras.


Hoy reinventado llamado “layering” o “encapado” (de capas).
Layering, es  utilizar una serie de prendas, una sobre otra, haciendo capas visibles, en combinaciones de diferentes texturas, colores y grosores, que formen un solo conjunto. 

Esto no es novedad, es otro de los recuerdos de los noventas que siguen retornando, pero esta vez no solo en versión grunge, sino en diferentes estilos.
La moda debe ir con tu estilo y verse como algo que se da natural, y no como algo procesado o como un disfraz.

Las bajas temperaturas que afectan al país no son obstáculo para abrigarse con estilo. 

En el cambio de estación, donde la mañana es muy fría y la tarde no tanto, una bolsa de tela estratégicamente doblada, te servirá para ir agregando la bufanda, la capa, el chaleco o el sweater que te moleste, sin tener que acarrear todas tus prendas y lo más importante, sin perder el look.

Estar a la moda y mantenerse calientito no será difícil si sigues alguno de estos consejos.
1: Como mínimo tres capas.- Lo primero que hay que tener en cuenta es que el Layering implica sobreponer por lo menos tres capas de ropa, eso le da textura e interés visual a nuestro look, además de abrigarnos. Por ejemplo: una blusa, una chompa y un saco/casaca (3 capas), o un t-shirt, una blusa abierta, una chompa abierta y una casaca (4 capas), y si le agregamos un pañuelo o chalina ya tenemos una capa más.

2: Primera capa.- La primera capa es importante, porque es la base. Siempre es mejor usar algo pegado o fitted (entallado) al cuerpo. Esto hará que no le agreguemos demasiado volumen innecesario a nuestro look, porque si usamos muchas cosas sueltas, nos podemos llegar a ver un poco más grandes y, ¡nadie quiere aumentarse kilos en ropa!

3: Mezcla Texturas.-  Para que el layering funcione y le añada estilo a nuestro look, debemos usar diferentes texturas en nuestras prendas. Por ejemplo, un polo tejido plano, una camisa de denim, una chompa de lana, y una casaca de cuero. Las texturas son la clave para lograr un look fashionista utilizando layering. Además, debemos centrarnos más en las texturas, si usamos varias capas de colores neutros, o varias capas del mismo color, para que el layering se vea bien.

4: Colores.- La forma más fácil de combinar varias capas de ropa es eligiendo colores neutro, porque estos son los básicos que combinan con todo y entre sí. Sin embargo, no tienes que usar sólo colores neutro. 

Puedes añadirle una capa de color más encendido para darle vida a tu look, por ejemplo una blusa color fuerte, una camisa de jean claro, o una chalina llamativa. Y si eres más atrevida y quieres un look más BOLD y fashionista puedes combinar colores complementarios, siempre con una base en colore neutro para que no se vea muy exagerado.

5: Que se noten las capas (y sean proporcionales).- Para que cuente como layering, tienen que notarse las diferentes capas. Por eso, tienen que tener diferentes texturas y colores, pero también diferentes largos y proporciones, que creen interés visual en tu look, manteniendo la armonía.

6: ¡No te excedas en las capas!-  Puedes usar una prenda delgada, una con volumen y una intermedia (en inglés sería light weight, medium weight y heavy weight, por el grosor de las prendas), pero no es buena idea usar muchas prendas voluminosas, porque te puede sumar kilos. Esto es importante, sobre todo para las de contextura mediana o gruesa.

7.-Para no parecer equeco, los accesorios deben ser escasos pero importantes.
8.- El objetivo de esta tendencia es buscar un look desenfadado, las posibilidades son infinitas. 

Las capas son económicas; combinables entre sí y aptas para un mundo de movimiento y variaciones de temperaturas durante el día, y variaciones dependiendo de los lugares donde nos toca estar.
El principal secreto para llevar capa sobre capa con éxito es mezclar creaciones que tengan coherencia entre sí.

Layering, una tendencia que ya tiene algún tiempo y que cada día se hace más popular.
Un ejemplo: La idea es comenzar mezclando texturas más finas y finalizar con las más gruesas. Puedes iniciar con una camiseta o una blusa larga, sobre la cual poner un cárdigan delgado con una correa para ceñir la cintura y quizás un abrigo sobre los hombros para un resultado súper chic. Combina todo esto con leggins o jeans para equilibrar las proporciones, o quizás con una maxi falda para un efecto boho-chic.

Ya sabes, no le temas al volumen y mezcla todo lo que tengas en tu closet, verás que encontrarás muchas combinaciones que nunca habías pensado y que te van a encantar.
Habrás notado que esta temporada en las ciudades más frías, como Nueva York, ya casi no usan abrigos de invierno, al menos las mujeres, y en su lugar se cubren con capas interminables de suéteres, cobijas y bufandas en un look bastante grunge.

Para un look al estilo beatnik, y para cualquiera que no quiere perder el estilo, el gris es un gran color porque es halagador universalmente y menos obvio que el estándar negro o azul.  Agrégale un sombrero o gorro a tu outfit; estos no sólo se ven geniales, sino que te hacen sentir cinco grados más caliente en el instante en el que te lo pones.


La próxima vez que tengas que enfrentarte a las bajas temperaturas, no pierdas tu sentido de la moda y cúbrete con estas capas para mantenerte calientita y si después hace calor  estar preparada.

¡Las posibilidades de  layering son infinitas!

"layering style". Es importante para usar este estilo con buenos resultados que las capas combinen bien entre sí, por ejemplo, si son de los mismos materiales.

Vestirse durante el frío puede ser aburrido y repetitivo, es importante tener prendas lisas y que puedas combinar con distintas piezas para tener un atuendo distinto cada día.

Recuerda que los zapatos definen en gran parte tu “look”, unas ballerinas te darán ese look sofisticado y al mismo tiempo casual, unas botas de piso o al tobillo te brindaran comodidad mientras que unos tacones añadirán un poco de glamour y formalidad.

La tendencia del “Layering”, es una muy cómoda y te protegerá durante estos meses de frío. Es muy fácil, sin embargo hay que tener cuidado al combinar tantas prendas y colores en un mismo atuendo.

El invierno se pone cada vez más frío, y nosotras seguimos sufriendo pensando qué ponernos para no estar congelándonos todo el día, y también para no estar muriéndonos de calor cuando estamos dentro de algún lugar, como la oficina o el salón de clases etc. Siguiendo estas ideas puedes lograr diferentes outfits fashionistas y súper abrigadores para el invierno. Y sobre todo, cómodos y útiles, porque como tienes varias capas, puedes quitarte algunas para que estés fresca.

¿Cómo lucir bien sin verse descuidado por la urgencia de combatir el frío?
Una de las disyuntivas del invierno es cómo vestir con estilo, pero a la vez, cuidándonos de las inclemencias del tiempo.

Pues bien, las bondades que nos ofrece el vestuario por capas –también conocido como layering-, nos permite combinar y superponer aquellos ítems clave de nuestro armario de una forma armónica y estilosa, sin dejar de lado la utilidad.

Es así como, desde dentro hacia fuera, se pueden ocultar las prendas base que nos ayudan a temperar el cuerpo con otras mucho más vistosas.  El layering resuelve perfectamente el problema de qué usar en las transiciones de estación. A medida que el invierno avanza, la primavera aún nos sorprende con sus frías mañanas y calurosas tardes, haciendo difícil decidir qué sacar de nuestros clósets.

“layering”, usar muchas capas de ropa en un solo look, es más que eso, es algo que puedes hacer con estilo y usarlo todo el día.
Puedes combinar muchos prints y texturas en un solo look. Si tienes algún abrigo o suéter favorito, te lo puedes poner casi diario gracias a las mezclas que puedes hacer con tu ropa. Puedes aprovechar ropa que no usas tanto en ésta época. 

Si tienes calor te quitas una capa, si tienes frío te pones otra capa y así hasta lograr la temperatura deseada. Un punto importante es que puedes llegar a sentirte como una más de las Olsen, aka “las reinas del layering”.

La clave está en la mezcla creativa de materialidades, tejidos y tonalidades que funcionan, o bien, el contenido equilibrado de prendas formales e informales.

El look sin techo no sólo se limita a la ropa sino que no hay que descuidar ni el mínimo detalle de belleza.

Olvidarte del frío de forma cool con un toque chic.