.

.
.

sábado, 22 de febrero de 2014

EL CRAVAT


El cravat: la corbata nació como la continuadora del pañuelo al cuello, entre mercenarios croatas durante las guerras prusianas del siglo XVII, guerra de los treinta años, los croatas utilizaron una bufanda alrededor del cuello para ligar la abertura de sus camisas. Este método pronto fue adoptado por las clases altas en Francia como símbolo de progreso y de cultura entre la burguesía. (entonces un país principal en el campo de la moda) y se extendió a lo largo de los siglos XVIII y XIX. Se le llamó cravat, término posiblemente procedente de croata, de donde deriva corbata. 
Con el tiempo se convirtió en un adorno indispensable que expresaba la personalidad de quien la usaba y también ha sido un elemento fuerte de las relaciones sociales y las valoraciones de unos sobre otros. 
Un extenso repaso por distintas épocas y países permite descubrir todo un mundo de significados en un elemento que muchos solamente usan por obligación o por rutina pero que tiene mucho para contar. 

Como se dice que, el primer accesorio del vestuario masculino parecido a la corbata data del siglo III antes de Cristo, cuando la armada imperial de Huan-Ti utilizaba una pieza así como la imagen de arriba. 


La actual versión de la corbata, estrecha y colocada debajo del cuello de la camisa, se desarrolló hacia finales del siglo XIX, pues en los dos siglos anteriores ésta consistía en una amplia tira drapeada o plegada sobre el pecho y anudada según modalidades diversas.