.

.
.

miércoles, 23 de abril de 2014

DIEZ REGLAS A SEGUIR FIELMENTE

La elegancia del atuendo del hombre se basa en seguir las reglas del buen vestir.


Para lucir como todo un caballero, proyectar confianza, estabilidad y seguridad, lo mejor es que optes por un estilo clásico, siempre elegante. 
Un hombre que cuida de su apariencia de manera discreta y varonil resulta sumamente atractivo para las mujeres.


1.- Los cuellos de las camisas deben estar a una distancia de tu cuello que te permita insertar con facilidad dos dedos entre ambos. Las camisas deberán ajustarse cómodamente para permitir la libertad de movimiento.


2.- Las corbatas deben llegar a la mitad del broche del cinturón y el extremo corto debe alcanzar a insertarse en la presilla que viene detrás del lado largo de la corbata.


3.- Los sacos y chaquetas deben acomodarse suavemente sobre la espalda y no expandirse alrededor del cuello.



4.- Los pantalones deben ser lo suficientemente largos para formar un ligero pliegue sobre el calzado y caer aproximadamente ¾ de pulgada por la parte posterior del zapato. Los pantalones deben caer suavemente en las piernas y el derrière. Lo ideal es que se ajusten en la cadera y muslos con suficiente soltura.


5.- Compra la talla correcta. Los pantalones deben ajustarse en la cintura sin colgarse demasiado. 


6.- Las mangas de los sacos deben llegar hasta una pulgada después del hueso de la muñeca. 
Las camisas deben llegar a ¼ o ½ pulgada después de la manga del saco.



7.- Los cinturones deben ser lo suficientemente largos para abrocharlos en el tercer agujero.


8.- Los zapatos deben amoldarse a tu pie cómodamente desde la primera puesta. Procura comprarlos por las tardes, ya que para entonces, tus pies están un poco hinchados por el ajetreo diario y esa será la medida real para tus zapatos. 
Recuerda llevar los calcetines adecuados de preferencia color del zapato.


9.- La costura del hombro en las mangas debe quedar al final o un poco antes del final del hombro.

10.- Al sentarte, el saco abotonado debe quedar suelto y no debe estirarse en la parte trasera de la espalda a la altura de los brazos. De igual modo, debe haber también suficiente espacio en el agujero de las mangas.