.

.
.

sábado, 29 de marzo de 2014

BLANCO

BLANCO: (yang). Es un color que está asociado a la luz y a la luminosidad; a la limpieza y a la claridad, a la pureza y a las causas positivas. 


Por ello es recomendado para las meditaciones. 
Las personas que prefieren este color, gusta mucho de la frescura, la franqueza y la nobleza de sentimientos. 
Se trata, casi siempre, de una persona exigente, que presta atención a los detalles más pequeños. 






Es característico de personas con un temperamento neutral, amantes de la justicia y del equilibrio. El blanco sugiere paz, sosiego, armonía, calma. 
Es un color optimista y espiritual. 
Es un color muy versátil que favorece a cualquier mujer y que nos ayudará a resaltar nuestro bonito bronceado, y que además podemos lucir en las veladas más especiales y románticas, para ir a la playa o para acudir a nuestra oficina. 




Cualquier excusa puede ser buena para escoger el blanco como la estrella de cualquier look.
La ropa blanca es muy bonita, pero después de utilizarla varias veces va perdiendo su blancura y acaba cogiendo un color amarillento.





Consejos de la abuela: Para blanquear la ropa en general, para blanquear naturalmente se debe añadir al detergente habitual el jugo de 2 limones y 1 puñado de sal.  Se reforzará el efecto de estos blanqueantes naturales si se deja secar la ropa al Sol.

*Blanquear la lana - Para evitar que la lana blanca se vuelva amarilla, se debe: lavar la prenda con agua fría y detergente para  ropa delicada y luego añadir al aclarado el agua 3 cucharadas soperas de agua oxigenada. 


*Blanquear camisas - Después de lavar las camisas, se debe sumergirlas en agua oxigenada a la que se habrá añadido un poco de agua para rebajarla. Se debe dejar en remojo menos de siete minutos y después se enjuaga.