.

.
.

domingo, 30 de marzo de 2014

DE EXTREMO A EXTREMO

Rachel Frederickson fue la ganadora del programa de pérdida de peso “The Biggest Loser”, esto no sería noticia si no fuera por el impacto que esta joven de 24 años generó al mostrarse en la final del programa con un deceso del 60% de su masa corporal.
"Voy a probar nuevos ejercicios y continuar en este camino y ver a donde me lleva encontrar el equilibrio"

Según la nota publicada por CNN México “Frederickson pasó de pesar 117.9 a 47.6 kilogramos, al perder 59.62% de su peso corporal. Con 1.60 metros, eso pone a su Índice de Masa Corporal (IMC) en 17.5. Cualquier persona que tiene menos de 18.5 es considerado bajo de peso por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos”. 

Me encontré con la noticia de que esta mujer feliz de haber ganado una suma importante de dinero y sobre todo de haber bajado de peso,  la noticia me impacta porque de estar obesa pasó a una extrema delgadez y no hay que hacer un análisis demasiado profundo por el cual hay tanto revuelo, el cuestionamiento se basa en que está por debajo de la normalidad de un peso saludable, básicamente pasó de un extremo a otro. 

No puedo dejar de decir el impacto que me causa, porque me pregunto si un tratamiento de 4 meses en donde se baja tanto de peso se puede sostener con el tiempo. No tengo dudas de que hay un equipo de médicos detrás de estas personas que las deben cuidar para conseguir resultados positivos, pero aquí el resultado ha sido muy grande, porque no sólo bajo de peso, sino que se percibe tan profundamente el descenso que en algún punto su imagen saludable se desdibuja, en algunos casos asociándola con una persona anoréxica. 
Creo que todos estos programas e historias nos deben ayudar a reflexionar acerca de qué es lo que queremos para nuestra salud física, mental y espiritual.